Para los pecados que conllevaban flagelación, el sumo sacerdote podrían ser condenado por un tribunal de tres; luego de someterse al castigo, pudo compendiar su cargo (“Yad”, l.c. 22). Se esperaba que el sacerdote máximo fuera superior a todos los demás sacerdotes en físico, en sabiduría, en dignidad y en riqueza material; si era pobre, sus hermanos sacerdote cooperaban a hacerlo rico[i], no obstante, ninguna de estos requisitos era indispensable.

El máximo sacerdote tenía que ser consciente de su honor. Puede que no se mezcle con la gente común, ni se permite que se vea desvestido, en un baño público, etcétera; sin embargo, podía invitar a otros bañarse con el[ii]. Puede que no participe en un banquete público, no obstante, puede hacer una visita de consuelo a los dolientes, aunque inclusive entonces su dignidad estaba protegida por la etiqueta prescrita[iii].

Notas

[i]Yoma 18a; “Yad”, l.c. v. 1

[ii] Tosef., Sanh iv, “Yad”, l.c. v. 3

[iii] Sanh 18-19; “Yad”, l.c. v. 4.

Dios les bendiga

Biblia 2018©

Anuncios