Abaqa en 1275 envió un mensajero a Eduardo con una misiva. Abaqa requirió que Eduardo se moviera para otra cruzada, manifestando que podía ofrecer mayor asistencia esta ocasión. Eduardo respondió el mismo año, agradeciendo a Abaja por su colaboración en la novena cruzada mientras que asimismo notó el afecto que poseía por el cristianismo. Manifestó que no sabia cuándo habría otra cruzada, no obstante, estaba deseoso de retornan a Tierra Santa e informaría a Abaja si el sumo pontífice declaraba otra. La misiva era casi una formalidad ya que Eduardo no hizo preparativos para otra cruzada. Otro enviado fue mandado en 1276 a Eduardo con el mismo e incluía un mensaje adicional de disculpa por su inefectiva intervención en 1271.

Dios les bendiga

Lugares Históricos 2018©