Pese a estar enumerados entre las aves por la Biblia, los murciélagos no son pájaros, y de hecho son mamíferos la razón es que la Biblia hebrea distingue a los animales en cuatro categorías generales: bestias de la tierra, animales voladores, criaturas que se arrastran por el suelo, y animales que viven en el agua, no conforme la clasificación científica moderna. La mayor parte de los animales restantes en la lista son aves rapaces o aves que viven en el agua, y la mayor parte de los últimos en la lista también comen pescado u otros mariscos. La versión de la Septuaginta de la lista enumera exhaustivamente la mayor parte de las aves de Canaán que se incluyen en estas categorías. La conclusión de los eruditos modernos es que, en general, las aves ritualmente inmundas eran aquellas observadas claramente para comer otros animales.

Dios les bendiga

Teología Cristiana 2018©