Prontamente Eduardo llegó a Acre, realizó ciertas pretensiones de crear un acuerdo franco-mongol, enviando una embajada al gobernante mongol de Persia, Abagha[i] un adversario de los musulmanes. La embajada fue dirigida por Godefroi de Waus, John de Parker y Reginald Rossel y su cometido era la obtención de soporte militar de los mongoles. En una contestación del 4 de septiembre de 1271, Abagha pactó la colaboración y cuestionó en que fecha debería poseer lugar el ataque concertado contra los mamelucos.

A finales de octubre de 1271, una milicia mongola arribó a Siria. No obstante, Abagha, ocupado por otras pugnas en Turkestán, solamente podría enviar 10 mil jinetes bajo el general Samagar, una fuerza que se componía por la milicia de ocupación en Sejuk Anatolia y el ejercito auxiliar en Selijukid. A pesar de la fuerza relativamente pequeña, su llegada provocó un éxodo de poblaciones musulmanas (que recordaban las campañas previas de Kitbuqa) tan al sur como El Cairo. Los mongoles derrotaron a las tropas turcomanas que protegían Alepo, y allanaron hacia el sur, enviando a las otras guarniciones que huían hacia Hama, y ​​devastando las tierras hasta Apamea. Pero los mongoles no se quedaron, y cuando el líder mameluco Baibars montó una contraofensiva desde Egipto el 12 de noviembre, los mongoles ya se habían retirado más allá del Éufrates, cargados de botín.

Notas

[i] Para mayor alusión acceder a https://www.britannica.com/biography/Genghis-Khan.

Dios les bendiga

2018©

Anuncios