Estos turcomanos eran posiblemente nuevas integraciones a la milicia de Baibars, se incorporaron en 1268 y se le cedió caballos, títulos y tierras a cambio de servicio militar luego de la emigración turcomana siguientes a las invasiones mongolas. Fuentes musulmanas enlista un emir como muerto y otro como herido durante está exploración. Asimismo, el comandante musulmán del castillo se observó forzado a desatender su comando. No obstante, Eduardo no tomó el castillo en sí y se retiró antes de que Baibars pudiera contestar de la misma forma, Baibars se encontraba en Alepo con su milicia principal en ese tiempo defendiéndose contra el ataque de los mongoles.

Eduardo y su milicia miraron algo de acción cuando rechazaron un ataque de Baibars en la ciudad de Acre en diciembre de 1271. Baibars finalmente desatendió su asedio de Trípoli, no obstante, el raciocinio exacto es desconocido. Las crónicas modernas afirman que los ataques de Eduardo contra las líneas internas de Baibars lo obligaron a dejar el sitiado. Ciertos espectadores modernos niegan esta interpretación manifestando que en cambio la dejó para eludir comprometerse en demasía en una dirección debido a la carencia de inteligencia en cuanto a la verdadera capacidad de los cruzados.

Dios les bendiga

Lugares Históricos 2018©