El modelo de Jung propone que el tamaño superior de la personalidad es la extraversión e introversión. Es posible que los introvertidos se relacionen con el mundo exterior: escuchando, reflexionando, siendo reservados y poseyendo interés dirigidos. Los extrovertidos de otro lado son adaptables, y están en sintonía con el mundo exterior. Se inclinan a interactuar con el mundo externo: conversando, participando activamente, siendo sociales y vehementes y poseyendo variados intereses. En 1921, Jung reconoció asimismo otros dos tamaños de la personalidad lo cuales son intuición, detención y pensamiento y sentimiento. Los tipos de apreciación poseen la tendencia a concentrar en la realidad de las situaciones actuales, prestan demasiada atención a los detalles y se intranquilizan por los aspectos convenientes. Los tipos intuitivos se orientan en imaginar una amplia gama de probabilidades para una situación y favorecen ideas, conceptos y suposiciones de datos. Los tipos pensadores[i] utilizan el argumento objetivo y racional para tomar sus determinaciones, poseen mayor predisposición a analizar los estímulos de una forma racional y distante, a ser emocionalmente estables y a alcanzar una mayor puntuación de coeficiente intelectual. Los tipos sentimentales difunden opiniones con base en valores individuales y personales. En la toma de decisiones tienden a destacar el compromiso para respaldar un acuerdo beneficioso para todos. Asimismo, poseen la tendencia a ser algo más neuróticos que los tipos pensadores. La tendencia del paciente a experimentar un afecto temeroso se podría expresar en el tipo sentimental de Jung.

Notas

[i] Más llamados por Jung, tipos pensamiento.

Dios les bendiga
Psicología 2018©