En realidad, los camellos son pares ungulados y rumiantes, pese a que sus patas absolutamente no son cascos, sino dos dedos con un cojín. De forma semejante, pese a que la Biblia los describe como rumiantes, el hyrax, la liebre, y coney son todos coprófagos[i] y no rumiantes. Estos desacuerdos evidentes y el asunto de si hay forma de solucionarla, han sido indagadas por diversos escritores, más actualmente por el rabí Natan Slifkin[ii], en un libro titulado “The Camel”, the Hare y the Hyrax.

En desavenencia con Levítico, Deuteronomio asimismo alude expresamente 10 animales considerados limpios ritualmente:

Notas

[i] Para mayor alusión acceder a http://dle.rae.es/?id=Am6QLPc.

[ii] Para mayor mención acceder a https://www.biblicalnaturalhistory.org/blog/teams/slifkin/.

[iii] Para mayor referencia acceder a http://dle.rae.es/?id=2td7uRN.

[iv] la identidad de este animal es incierta, y el camelopardalis, es meramente la redacción de la Septuaginta. [13] El texto masorético lo llama zemer, que significa lana, pero camelopardalis significa camel-leopard y se refiere a la jirafa (la jirafa se deriva, a través del italiano, del término árabe ziraafa que significa ensamblado [de varias partes]). La traducción tradicional ha sido gamuza, pero la gamuza nunca ha existido en Canaán; tampoco la jirafa se encuentra naturalmente en Canaán, y en consecuencia, el muflón se considera la mejor identificación restante.

[v] la identidad de este animal es incierta, y pygarg es simplemente la representación de la Septuaginta. El texto masorético lo llama deshonra, es decir, que brota; ha sido interpretado como alguna forma de antílope o íbice.

el antílope.

[vi] Este término, tomado directamente del texto masorético, se ha traducido tradicionalmente de manera ambigua. En Deuteronomio, tradicionalmente se ha traducido como cabra salvaje, pero en las mismas traducciones se lo llama buey salvaje cuando aparece en Deutero-Isaías; [12] el hartebeest bubal se encuentra en algún lugar entre estas criaturas en apariencia y se ha considerado como un ajuste probable para the’o.

[vii] Este término, tomado directamente del texto masorético, es usado ambiguamente por los árabes para referirse al ciervo y a oryx.

Dios les bendiga

Teología Cristiana 2018©