Los plazos del acuerdo eran inadmisibles para el Patriarca de Jerusalén, Geraldo de Lausana, quien puso a la ciudad bajo interdicción civil[i]. En marzo, Federico se auto coronó en la Iglesia del Santo Sepulcro, no obstante, debido a su excomunión y al entredicho, Jerusalén nunca fue ciertamente reinstituida como parte del reino, que prosiguió con su gobernación desde Acre.

A su vez, en Italia, el Papa había utilizado la excomunión de Federico como una justificación para ocupar sus territorios italianos; los ejércitos papales fueron dirigidos por ex suegro de Federico, John de Brienne. Federico se observo obligado a retornar a su hogar en 1229, dejando Tierra Santa “no en triunfo, sino con una lluvia de despojos” por parte de los residentes de Acre.

Notas

[i] Privación de derechos civiles definida por ley.

En la próxima entrega esperen Sexta Cruzada en Jerusalén y la introducción a la Guerra de los Lombardos.

Dios les bendiga

Lugares Históricos 2018©

Anuncios