Las tipologías efectivas de personalidad manifiestan e incrementan al entendimiento de las personas, en lugar de reducir la inteligencia y la comprensión como ocurre en el caso de los estereotipos[i]. Las tipologías efectivas incluso permiten una mayor capacidad para pronosticar información clínicamente destacada sobre los individuos y para desarrollar tácticas de tratamiento efectivas.

Existe una amplia literatura sobre el asunto de clasificación de los diversos tipos de temperamento humano y una literatura también extensa sobre los rasgos[ii] o dominios de la personalidad. Estos sistemas de clasificación pretenden describir el temperamento y la personalidad normal y acentúan las singularidades de los diversos temperamentos y tipos de personalidad; ellos son en gran medida el dominio de la disciplina de la psicología. Los desordenes de la personalidad, por otro lado, reflejan la labor de la psiquiatría, una especialización médica y están orientados a las afecciones. Se clasifican en el Manual de Diagnostico y Estadístico (Diagnostical and Statistical Manual en inglés)[iii] un producto de la Asociación de Psiquiatría Estadounidense[iv].

Notas

[i] Para mayores acepciones acceder a http://dle.rae.es/?id=GqSjqfE.

[ii] Para mayor alusión acceder a https://www.psicoactiva.com/blog/la-teoria-los-rasgos-la-personalidad-principales-autores/.

[iii] Para mayor mención acceder a https://www.psychiatry.org/psychiatrists/practice/dsm. El manual se encuentra en su quinta edición.

[iv] Para mayor referencia acceder a https://www.psychiatry.org/.

Dios les bendiga

Psicología 2018©

Anuncios