Dios le brinda normas a Moisés para la edificación del Tabernáculo[i] para que Dios pueda morar fijamente entre su pueblo elegido, así como las órdenes para las vestiduras sacerdotales, el altar y sus accesorios, el procedimiento que se usará para ordenar a los clérigos y los sacrificios diarios. Ser ofrecido. Aarón[ii] fue designado el primer sumo sacerdote hereditario. Dios le da a Moisés las dos tablas de piedra que poseen los diez Mandamientos escritos con el “dedo de Dios”.

Mientras Moisés estaba con Dios, Aarón hace un becerro de oro, que el pueblo adora. Dios le informa a Moisés de su apostasía y advierte con matarlos a todos, no obstante, cuando Moisés le ruega, cede. Moisés baja la montaña, rompe las tablas de piedra con ira y manda a los levitas que masacren a los israelitas infieles. Dios le ordena a Moisés que nuevamente realice dos nuevas tablas en las cuales Moisés mismo escribiría las palabras contenidas en las primeras tablas. Moisés asciende a la montaña Dios le dicta los diez Mandamientos.

Moisés baja de la montaña y su cara se transforma por lo que desde ese momento en adelante debía esconder su cara con un velo. Moisés reúne a los hebreos y les reitera los mandamientos que ha recibido de Dios, que son guardar el sábado y edificar el tabernáculo. “Y se terminó toda la construcción del Tabernáculo del Tabernáculo de Reunión, y los hijos de Israel hicieron conforme a todo lo que Dios había mandado a Moisés”, y desde ese momento Dios habitó en el Tabernáculo y ordenó los viajes de los Hebreos.

Notas

[i] En las Santas Escrituras es mencionado en Éxodo 25:1-9 y 30:10.

[ii] Para mayor alusión acceder a https://www.lds.org/scriptures/gs/aaron-brother-of-moses?lang=spa.

Dios les bendiga

Biblia 2018©