Cuantiosos evangélicos examinan la Biblia como inerrante o lo indudable de esta como el efecto necesario de la doctrina de inspiración bíblica como, ejemplo, de esto mirar la Confesión de Fe de Westminster[i] o la Declaración de Chicago sobre Inerrancia Bíblica[ii].

Tres orientaciones básicas sobre la inspiración son descritas a menudo, cuando se discute la orientación evangélica de las Escrituras:

  • La hipótesis del dictado verbal: esta manifiesta que Dios dictó los textos de la Biblia

palabra por palabra, proponiendo que los escritores no eran más que solamente herramientas utilizadas como comunicadores del mensaje divino preciso.

  • Inspiración verbal completa: esta perspectiva cede un rol de mayor importancia a

los autores humanos de la Biblia, al tiempo que mantiene la convicción de que Dios conservó la integridad de las palabras de la Biblia. La consecuencia de la inspiración fue mover a los escritores para hacer las palabras que Dios quería. Desde este punto de vista, los “antecedentes individuales, los rasgos personales y los estilos literarios de los escritores humanos eran auténticamente suyos, pero habían sido providencialmente preparados por Dios para usarlos como instrumento para producir las Escrituras”.

  • Teoría de la intuición: Los autores de las Escrituras no eran más que hombres

sabios, por lo que la Biblia está inspirada en la percepción humana avanzada.

  • Inspiración parcial: la Biblia es infalible en asuntos de fe y práctica / moral, pero

podría tener errores en la historia o la ciencia (por ejemplo, el Big Bang podría ser cierto, y el relato de la creación del Génesis es más alegórico que histórico). Inspiración dinámica: los pensamientos contenidos en la Biblia están inspirados, pero las palabras usadas fueron dejadas a los escritores individuales. Esto sugiere que el mensaje subyacente de las Escrituras está inspirado, mientras que la redacción exacta es dinámica.

Como confiesan los luteranos en el Credo de Nicea, el Espíritu Santo “habló a través de los profetas”. La Apología de la Confesión de Augsburgo identifica las Sagradas Escrituras con la Palabra de Dios [26]L y llama al Espíritu Santo el autor de la Biblia.

Notas

[i] Para mayor alusión acceder a https://latravesia.org/confesionwestminster/.

[ii] Para mayor mención acceder a http://protestantedigital.com/magacin/43718/La_Declaracion_de_Chicago_sobre_la_Inerrancia_Biblica.

En la próxima entrega de la serie esperen las Críticas a punto de vista evangélico protestante.

Dios les bendiga

Teología cristiana 2018©

Anuncios