Asimismo, es un cuestionamiento abierto si hay influencias genéticas sobre la tendencia de los gemelos a cambiar, sin tener en cuenta la dirección del cambio. Otra causa que podría acercarse es el de los familiares biológicos frente a los adoptivos y se puede mirar claramente en lo que es un experimento de la vida real; la adopción. Esto crea dos grupos familiares biológicos (padres biológicos y hermanos) y familiares ambientales (padres y hermanos adoptivos). Posterior al análisis a cientos de familias adoptivas, los indagadores descubrieron que los individuos que crecen juntas, ya que sea biológicamente vinculadas o no, no se parecen mucho en la personalidad. En características tales como extroversión y amabilidad, los adoptados se parecen más a sus progenitores biológicos que a sus progenitores adoptivos. No obstante, las consecuencias rebajas del ambiente compartido no significa que la crianza adoptiva sea infructuosa. Pese a que la genética podría limitar la influencia del ambiente familiar en la personalidad, los progenitores influyen en las actitudes, los valores, la fe, los modales y la política de sus hijos. En sus hogares adoptivos aventajan, principalmente cuando son adoptados eran bebés. De hecho, un 88% lo cual se traduce en siete de cada ocho informaron sentir una fuerte conexión con uno o incluso ambos de sus padres adoptivos.

Dios les bendiga

Psicología 2018©

Anuncios