La Biblia abarca cuantiosos textos en que los escritores exigen la inspiración divina para su mensaje o informan las consecuencias de tal inspiración en otros. Asimismo, de las narraciones directas de la revelación escrita, como cuando Moisés obtuvo los Diez mandamientos[i], los profetas del Antiguo Testamento repetidamente afirmaron que su mensaje de procedencia divina, antecediendo la revelación utilizando la oración siguiente “Así dice el SEÑOR” como ejemplo, 1 Reyes 12: 22-24; 1 Cr 17: 3-4; Jer 35:13; Ezequiel 2: 4; Zac 7: 9; etc. La segunda Carta de Pedro 1:20-21[ii] afirma que “ninguna profecía de la Escritura … fue producida por la voluntad del hombre, pero los hombres hablaron de parte de Dios, ya que fueron llevados por el Espíritu Santo”. Esta misma Carta igualmente que las escrituras de Pablo son inspiradas específicamente en 2 Pedro 3:16[iii].

Una exclusión usual a todos los distintos puntos de vistas de la inspiración es que, no obstante, las Escrituras del Nuevo Testamento aluden, comentan y se mencionan a otras obras incluyendo otros escritos del Nuevo Testamento, la Septuaginta que es la traducción judía del Torá al griego, libros subsiguientes fueron traducidos desconocidamente y más tarde fueron incluidos en el Septuaginta, incluidos los apócrifos[iv] y los autores griegos Arato, Epiménides, Menandro y quizás Filón, ninguno de los diversos puntos de vista de inspiración enseña que estas obras mencionadas también fueron necesariamente inspiradas, aunque algunos enseñan que la utilización y la aplicación de estos otros materiales está inspirado, en algún sentido.

Notas

[i] Para mayor alusión acceder a https://www.padrepio.catholicwebservices.com/ESPANOL/Los_diez_Mandamientos.htm.

[ii] Para mayor mención acceder a https://www.biblegateway.com/passage/?search=2+Pedro+1%3A20-21&version=RVR1960.

[iii] Este versículo expone “casi en todas sus epístolas, hablando en ellas de estas cosas; entre las cuales hay algunas difíciles de entender, las cuales los indoctos e inconstantes tuercen, como también las otras Escrituras, para su propia perdición”.

[iv] Para mayor referencia acceder a https://definicion.de/apocrifo/.

En la próxima entrega de la serie esperen la parte final de la base de la inspiración bíblica.

Dios les bendiga

Teología cristiana 2018©

Anuncios