Ambos monarcas prefirieron quedarse en casa para resguardar sus países, en lugar a actuar como regentes de un niño en Jerusalén. Los escasos caballeros europeos que peregrinaron a Jerusalén ni siquiera miraron ninguna pelea, ya que la tregua había sido establecida nuevamente con Saladino. Guillermo V de Montferrato[i] fue uno de los pocos que fueron en asistencia de su nieto Balduino V[ii].

Fue corta la regla de Balduino V, como regente con Reimundo de Trípoli y Joscelino de Edesa su tío abuelo como su guardián. Era un niño enfermizo y murió en el verano de 1186. Raymond y sus partidarios fueron a Nablus, presumiblemente en un intento de evitar que Sibylla reclamara el trono, pero Sibylla y sus partidarios fueron a Jerusalén, donde se decidió que el reino debería pasar a ella, con la condición de que su matrimonio con Guy sea anulado. Ella estuvo de acuerdo, pero solo si podía elegir a su propio esposo y rey, y después de ser coronada, inmediatamente coronó a Guy con sus propias manos. Raymond se había negado a asistir a la coronación, y en Nablus sugirió que Isabel y Humphrey deberían ser coronadas, pero Humphrey se negó a aceptar este plan que sin duda habría iniciado una guerra civil. Humphrey fue a Jerusalén y juró lealtad a Guy y Sibylla, al igual que la mayoría de los otros seguidores de Raymond. Raymond mismo se negó a hacerlo y se fue a Trípoli; Balduino de Ibelin también se negó, renunció a sus feudos y se fue a Antioquía.

Notas

[i] Para mayor alusión acceder a https://www.ecured.cu/Guillermo_V_de_Montferrato.

[ii] Para mayor mención acceder a https://www.ecured.cu/Balduino_V_de_Jerusal%C3%A9n.

En la próxima entrega esperen el inicio de la serie Pérdida de Jerusalén y tercera cruzada.

Dios les bendiga

Lugares Históricos 2018

Anuncios