Al final Nur ad-Din salió triunfante y Saladino se constituyó en el Sultán de Egipto. Saladino prontamente empezó a afirmar su no dependencia de Nur ad-Din y con el deceso de Amalarico y ad-Din en 1174 se encontraba en una posición afable para iniciar a ejercer dominio sobre las tenencias sirias de ad-Din también. En 1180 tras el fallecimiento del emperador pro occidental Manuel, el reino de Jerusalén perdió su más poderoso socio.

Los subsiguientes eventos en ocasiones han sido interpretados como una pelea entre dos bandos contrincantes el Partido de la corte, constituido por la progenitora de Balduino III, Melisenda, la primera conyugue de Amalarico, Inés de Courtenay[i], la familia cercana de Inés y recién llegados de Europa que poseían experiencia en los temas del reino y se encontraban en acuerdo con la contienda con Saladino y el partido noble liderado por Raimundo de Trípoli y la nobleza menor del reino que favoreció la coexistencia pacifica con los musulmanes. Esta es la interpretación ofrecido por Guillermo de Tiro que estaba establemente ubicado en el campo “noble” y su perspectiva fue tomada nuevamente por posteriores historiadores en el vigésimo centenario tales como Marshall W. Baldwin[ii], Steven Runciman[iii] y Hans Eberhard Mayer a favor de esta interpretación.

Notas

[i] Para mayor alusión acceder a https://www.ecured.cu/In%C3%A9s_de_Courtenay.

[ii] Para mayor mención acceder a https://www.britannica.com/contributor/Marshall-W-Baldwin/154.

[iii] Para mayor referencia acceder a https://www.britannica.com/biography/Steven-Runciman.

En la próxima entrega continuamos con la alianza bizantina e invasión a Egipto.

Dios les bendiga

Lugares Históricos 2018©

Anuncios