El 22 de julio se conmemoró un concilio en la Iglesia del Santo Sepulcro[i] para instaurar a un rey para el recientemente formado Reino de Jerusalén. Raymond IV de Toulouse[ii] y Godofredo de Bouillón[iii] fueron reconocidos como los lideres de la cruzada y el posterior asedio de Jerusalén. Raymond era el más rico y por tanto el más poderoso de los dos, no obstante, en principio rechazó a convertirse en rey, tratando tal vez de mostrar su piedad y posiblemente esperando que los demás nobles insistieran en su selección de todas maneras. El más popular Godofredo no titubeo en aceptar un puesto secular como Raymond que declinó el trono. No obstante, se afirma considerablemente que tomó el título de “Advocatus Sancti Sepulchri” (defensor del Santo Sepulcro), este título se utiliza solamente en una carta que no fue redactada por Godofredo. En cambio, el mismo Godofredo parece haber utilizado el término más confuso “prínceps” o simplemente mantuvo su título de “dux” de Baja Lorena. Conforme a la redacción de Guillermo de Tiro[iv] a finales del doceavo centenario cuando Godofredo se había convertido en un legendario héroe, rechazó el llevar una corona de oro donde Cristo había llevado una de espinas.

Notas

[i] Para mayor alusión acceder a http://es.catholic.net/op/articulos/1303/cat/98/jerusalem-la-iglesia-del-santo-sepulcro.html.

[ii] Para mayor mención acceder a https://www.britannica.com/biography/Raymond-IV.

[iii] Para mayor referencia acceder a https://www.biografiasyvidas.com/biografia/g/godofredo.htm.

[iv] Para mayor alusión acceder a https://www.ecured.cu/Guillermo_de_Tiro.

Dios les bendiga

Lugares Históricos 2018©