Los teólogos utilizan diferentes maneras de estudio y argumentos tales como etnográficos[i], experimentales, filosóficos, históricos entre otros para colaborar en amparar, censurar, entender, evidenciar, explicar o promover cualquiera del sinnúmero de asuntos religiosos. Al igual que la filosofía de la ética y la ley, los argumentos en ocasiones asumen la existencia de cuestionamientos anteriormente resueltos y evolucionan al realizar analogías a partir de ellas para sacar nuevas inferencias en nuevas situaciones.

El estudio de la teología podría auxiliar a un teólogo a entender con mayor profundidad su propia tradición religiosa, otra costumbre religiosa o podría posibilitarles explorar la naturaleza de la divinidad sin referencia a ninguna tradición específica. La teología puede usarse para ropagar, reformar, o justificar una tradición religiosa o puede usarse para comparar, desafiar como, por ejemplo, la critica bíblica o contrariar a una costumbre religiosa o mundial. La teología también podría ayudar a un teólogo a abordar alguna situación o necesidad presente a través de una tradición religiosa, o explorar posibles formas de interpretar el mundo.

Notas

[i] Para mayor acepción acceder a http://dle.rae.es/?id=H4vHzNH.

En la próxima entrega de la serie esperen el artículo o la serie de estos sobre la historia de la Teología.

Dios les bendiga

Teología 2017©