Durante el 1er milenio antes de Cristo el comprendió de 1000 a 1, el desarrollo comercial agrandó el papel del contable. Los fenicios inventaron el alfabeto fonético muy posiblemente para fines de la contabilidad y existe prueba que un ser en el Egipto antiguo poseía el título de “contador de los escribas”. Igualmente existe prueba de una contabilidad temprana de contabilidad en el Antiguo Testamento; como, por ejemplo, el Libro de Éxodo explica a Moisés involucrando a Ithamar[i] para dar cuenta de los materiales que habían cooperado a la construcción del tabernáculo.

Cercano al siglo IV a.C., el cual comprendió entre 400 y 301, los antiguos babilonios y egipcios poseían sistemas de auditoría para comprobar el movimiento dentro y fuera de los depósitos, incluyendo los “informe de auditoría” orales, lo que resultó en el vocablo auditor[ii] importancia de los tributos había procreado la necesidad de registrar los pagos y Rosetta Stone[iii] incluye también una explicación de revuelta fiscal.

Notas

[i] Para mayor alusión acceder a http://biblehub.com/topical/i/ithamar.htm.

[ii] En cuanto a la etimología audire que es en latín oír.

[iii] Para mayor mención acceder a https://www.rosettastone.com/.

Dios les bendiga

Contabilidad 2017©