Posterior a la Revolución rusa, la psicología fue fuertemente promovida por los bolcheviques como una manera de ingeniar al “hombre nuevo” del socialismo. Así, los departamentos de psicología universitaria capacitaron a una gran cantidad de alumnos para los cuales se ofrecieron puestos en escuelas, lugares de trabajo, instituciones culturales y en el ejército. Un enfoque especial fue la pedología, el estudio del desarrollo del niño, con respecto a la cual Lev Semyonovich Vygotsky[i] se convirtió en un escritor prominente. Los bolcheviques también promovieron el amor libre y embragaron la doctrina del psicoanálisis como un antídoto contra la represión sexual. Aunque la pedología y las pruebas de inteligencia cayeron en desgracia en 1936, la psicología mantuvo su posición privilegiada como un instrumento del Estado soviético. Las purgas estalinistas cobraron un alto precio e instilaron un clima de temor en la profesión, como en otras partes de la sociedad soviética. Después de la Segunda Guerra Mundial, los psicólogos judíos pasados y presentes incluyendo Vygotsky, Alexander Romanovich Luria[ii], y Aron Zalkind fueron denunciados; Ivan Pavlov (póstumo) y Stalin mismo se agrandaron como héroes de la psicología soviética. Los académicos soviéticos se liberalizaron rápidamente durante el Descongelamiento de Jruschov, y la cibernética, la lingüística, la genética y otros temas se volvieron a aceptar de nuevo. Apareció un nuevo campo llamado “psicología de ingeniería” que estudió aspectos mentales de trabajos complejos como piloto y cosmonauta. Los estudios interdisciplinarios se hicieron populares y los eruditos como Georgy Petrovich Shchedrovitsky desarrollaron teorías de sistemas aborda a la conducta humana.

Notas

[i] Para mayor referencia acceder a https://www.biografiasyvidas.com/biografia/v/vigotski.htm.

[ii] Para mayor alusión acceder a https://www.ecured.cu/Alexander_Romanovich_Luria.

En la próxima entrega de serie esperen la octava parte de consolidación y financiamiento o la parte final de esta.

Dios les bendiga

Psicología© 2017