En 1517 en el siglo 16 la ciudad y sus contornos cayeron en manos del Imperio otomano[i] quienes se mantendrían en control de Jerusalén hasta el siglo 20. A pesar de que los europeos ya no controlaban ningún territorio en la Tierra Santa, la presencia cristiana permaneció en la ciudad y con ella los europeos. Durante los otomanos esta presencia incrementó a medida que los griegos bajo el padrinazgo del sultán turco establecieron nuevamente Iglesias ortodoxas, hospitales y comunidades. Está época vio la primera expansión fuera de los Muros de la Antigua Jerusalén como nuevos barrios fueron establecidos para aliviar el hacinamiento que había llegado a ser frecuente. Los primeros de estos barrios incluyó el Complejo ruso de Jerusalén y el judío Mishkenot Sha’ananim ambos fundados en el siglo 19 en 1860.
Notas

[i] Para mayor referencia acceder a https://www.ecured.cu/Imperio_otomano.

En la continuación de esta

Dios les bendiga

Lugares Históricos© 2017