Contrario a que es en ocasiones alegado, ninguna fuente de testigos oculares se refiere a los Cruzados asesinando cristianos occidentales en la ciudad y fuentes cristianas occidentales tempranas tales como Ana Comneno[i] Mateo de Edesa[ii], Miguel “el sirio” entre otros no realizaron tal alegación sobre los Cruzados en Jerusalén. Conforme a la crónica siria todos los cristianos ya habían sido expulsados de la ciudad previo al arribo de los Cruzados. Esto presumiblemente había sido hecho por el gobernador fatimí para prevenir su probable confabulación contra los Cruzados.

La “Gesta Francorum” confirma que el miércoles 9 de agosto dos semanas y media posterior al asedio Pedro “el ermitaño”. Todos los “sacerdotes y clérigos griegos y latinos” para hacer una procesión de acción de gracias a la Iglesia del Santo Sepulcro. Esto indica que algunos clérigos cristianos orientales permanecieron en o cerca de Jerusalén durante el sitio. En noviembre de 1100, cuando Fulcher de Chartres acompañó personalmente a Baldwin en una visita a Jerusalén, fueron recibidos por clérigos y laicos griegos y sirios (Libro II, 3), indicando una presencia cristiana oriental en la ciudad un año después.

Notas

[i] Para mayor referencia acceder a http://www.iglesiapueblonuevo.es/index.php?codigo=bio_comnena.

[ii] Para mayor alusión acceder a  https://enciclopedismo.com/mateo-de-edesa/.

En la continuación de la serie Historia de Jerusalén en la culminación de subserie Asedio 1099 esperen el artículo sobre las Secuelas del asedio.

Dios les bendiga

Lugares históricos© 2017