Se le concedió la vida a cambio de rendirse. Los francos honraron su palabra y el grupo dejó por la noche para ir a Ascalón. Una carta de El Cairo Geniza también se refiere a algunos residentes judíos que se fueron con el gobernador fatimí.

Tancredo reclamó que el Templo en Jerusalén para si mismo y ofreció protección a algunos musulmanes allí, no obstante, él fue incapaz de prever su muerte a manos de sus compañeros Cruzados.

Aunque los Cruzados mataron muchos residentes judíos y musulmanes, relatos de testigos como Gesta Francorum, Raimundo de Aguilers y documentos del Cairo Geniza mostraron que algunos habitantes judíos y musulmanes le fue permitido vivir tanto tiempo como ellos dejarán la ciudad.

En la continuación de la serie se iniciará la subserie Masacre judía.

Dios les bendiga

Lugares históricos© 2017

Anuncios