En las Biblias cristianas, los Evangelios del Nuevo Testamento descendieron de las costumbres orales en la segunda mitad del primer siglo de la era común.

Riches declaró que:

“Los eruditos han intentado reconstruir algo de la historia de las tradiciones orales detrás de los Evangelios, pero los resultados no han sido demasiado alentadores. El período de transmisión es breve: menos de 40 años pasaron entre la muerte de Jesús y la escritura del Evangelio de Marcos. Esto significa que había poco tiempo para que las tradiciones orales asumieran una forma fija”.

La Biblia más tarde fue traducida al latín y a otros idiomas. Riches dijo que:

“La traducción de la Biblia al latín marca el comienzo de una separación entre el cristianismo latino occidental y el cristianismo oriental, que hablaba griego, siríaco, copto, etíope y otros idiomas. Las Biblias de las Iglesias orientales varían considerablemente: el canon ortodoxo etíope incluye 81 libros y contiene muchos textos apocalípticos, como los encontrados en Qumrán y posteriormente excluidos del canon judío. Como regla general, se puede decir que las Iglesias ortodoxas generalmente siguen la Septuaginta al incluir más libros en su Antiguo Testamento que en el canon judío”.

Dios les bendiga

Biblia© 2017